• Bárbara Virginia Peñaloza

Pornovenganza: Media sanción del Senado al proyecto para penalizar la difusión imágenes sexuales


La Cámara de Senadores aprobó este miércoles por unanimidad y sin debate, un proyecto de ley, impulsado por la sanjuanina Marina Riofrío (PJ-FPV), para penalizar la publicación o difusión de imágenes de desnudez o videos de contenido sexual o erótico, aunque, para tomarlas, hubiera habido consentimiento de las partes.

El proyecto establece que tal delito "será reprimido con la pena de prisión de seis meses a cuatro años, el que hallándose en posesión de imágenes de desnudez total o parcial y/o videos de contenido sexual o erótico de una o más personas, las difundiere por cualquier otro medio o tecnología de transmisión de datos, sin el expreso consentimiento de la o de las mismas para tal fin, aun habiendo existido acuerdo entre las partes involucradas para la obtención o suministro de esas imágenes o video".

La persona condenada será obligada a arbitrar los mecanismos necesarios para retirar de circulación, bloquear, eliminar o suprimir, el material de que se tratare, a su costa y en un plazo a determinar por el juez, estipula el proyecto.

Si bien es un importante avance contra la violencia cibernética de índole sexual, que afecta principalmente a las mujeres, convirtiéndose en una modalidad más de violencia de género, y un atentado contra la privacidad y dignidad de la persona, el tipo penal podría considerarse acotado.

En los fundamentos del proyecto, se define a la pornografía de venganza como “la publicación o puesta a disposición, o la amenaza de hacerlo, al público en general o de terceros en particular, de forma deliberada, utilizando la internet u otra tecnología de la comunicación de imagen/es, o audio/s o contenido/s audiovisuales de naturaleza sexual explicita, sin el consentimiento de la víctima, por parte de un individuo con el que esta estuviera manteniendo una relación íntima”.

De manera que bajo el delito propuesto podría subsumirse el acoso virtual y la porno venganza, conductas que muchas veces sólo persiguen la humillación pública de la víctima. Sin embargo, podría mejorarse la redacción del tipo, pues puede tratarse de una captura de pantalla con alguna conversación de índole sexual o erótico, que no es una imagen de desnudez total o parcial ni un video de contenido sexual pero que puede servir como material para acoso o pornovenganza. Tal vez sería más adecuado reprimir al que difunda imágenes y/o videos de contenido sexual o erótico sin hacer alusión a la desnudez, tomando en cuenta la misma definición de pornografía de venganza que las legisladoras en sus fundamentos citan.

#ciberdelito #pornovenganza #mediasancion

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo